1

Tarta tatin de alcachofas y trufa

Tarta tatin de alcachofas y trufa

¡Hola, gamberros! Está claro que las alcachofas de Tudela son un tesoro gastronómico y hoy vamos a rendirles un merecidísimo homenaje. Es cierto que de normal suelo utilizar las alcachofas frescas pero hoy vamos a utilizarlas en conserva. He escogido las alcachofas de La Tudelana porque no tienen nada de acidez y respetan el maravilloso sabor de la alcachofa. Además vamos a acompañar las alcachofas con trufa para darle un golpe de aroma y sabor a nuestro plato. Con estos dos ingredientes tan importantes vamos a elaborar una tarta tatin. Es un tipo de tarta que lleva la masa puesta por encima durante el horneado y que al desmoldarla le damos la vuelta dejando que la masa quede como base. Tradicionalmente es una tarta que se elabora con manzana y que funciona como postre pero nosotros la elaboraremos en salado y será perfecta como entrante.  ¿Te animas a prepararla?

Tarta tatin de alcachofas y trufa

Tarta tatin de alcachofas y trufa

Ingredientes para una tarta de 18 cm:

  • 1 plancha de hojaldre de mantequilla
  • 1 bote de alcachofas en conserva de buena calidad (Yo he usado las de Conservas Medrano)
  • 2 cebollas grandes
  • Trufa fresca al gusto
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Modo de elaboración:

Comenzamos cortando finamente la cebolla. La ponemos a sofreír a fuego lento en una sartén con un chorrete generoso de aceite de oliva virgen extra. Necesitamos que la cebolla caramelice. De esta forma acentuaremos los matices dulces de la alcachofa. Este proceso dura entre 20 y 25 minutos. La cebolla debe tener un color dorado bonito. La colamos para eliminar el exceso de aceite y dejamos que enfríe.

Mientras caramelizamos la cebolla sacamos las alcachofas del bote y las ponemos a escurrir bocabajo sobre un plato con unas cuantas capas de papel absorbente. Tened en cuenta que la humedad es el enemigo número 1 del hojaldre así que este paso es muuuuy importante.

Forramos un molde de 18 cm de base extraíble con papel de horno para que no se peguen las alcachofas. Una vez tengamos las alcachofas escurridas y secas las cortamos por la mitad. Colocamos la parte cortada hacia abajo para que al darle la vuelta sea la parte que veamos. Colocadlo de manera estética para que la tarta quede bien bonita. Una vez hayamos cubierto el fondo del molde con las alcachofas, extendemos, por encima, una capa fina de cebolla caramelizada. Os aconsejo que no os excedáis con la cantidad de cebolla, recordad que la protagonista de nuestra tarta es la alcachofa. Cubrimos la superficie con el hojaldre. Metemos bien los bordes y cortamos el excedente de masa. Pinchad con un tenedor la masa y meterla al horno precalentado a 220 grados hasta que la superficie esté dorada.

Una vez la saquemos del horno dejamos que temple durante 5 minutos, la desmoldamos y le damos la vuelta. Antes de servirla rallamos trufa fresca por el borde de la tarta y espolvoreamos con sal en escamas.

Amantes de la alcachofa, vais a alucinar con esta receta. Es divertida, deliciosa, sofisticada y muy fácil de elaborar.

¡Que aproveche, gamberros!

Tarta tatin de alcachofas y trufa

David Poley

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *