0

Tarta chispeante de chocolate, maracuyá y Petas Zetas de Heston Blumenthal

Tarta de chocolate, maracuyá y frutos rojos

¡Hola, gamberros! Hoy, siento deciros, que nos vamos a saltar la dieta. ¡Vamos a pecar! ¡Jajjajaj! Voy a proponeros hacer la que, bajo mi punto de vista, es una de las mejores tartas de chocolate de la historia. Se trata de una tarta de chocolate intenso con el punto aromático del maracuyá y la sensación explosiva de las petas zetas. La receta que hoy os traigo es del chef británico Heston Blumenthal y , además de ser una delicia, es facilísima de hacer. Bueno, ha llegado el momento de dejar de hablar, ponerse la mandarra y empezar a cocinar.

Tarta chispeante de chocolate y maracuyá de Heston Blumenthal

Tarta de chocolate, maracuyá y frutos rojos

Ingredientes:

  • 125 g de galletas María
  • 40 g de mantequilla
  • 3 bolsita de Petas Zetas
  • 125 g de pulpa congelada de maracuyá
  • 200 g de nata líquida para montar
  • 300 g de chocolate negro 80% cacao
  • 50 g de leche condensada
  • 1 pellizco de sal
  • Cacao

Modo de elaboración:

Comenzaremos haciendo la base de la tarta. ¡Os va a encantar! Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla previamente fundida. Cuando la mezcla esté fría incorporamos las Petas Zetas con cuidado para que no estallen antes de tiempo. Lo extendemos en la base de un molde de tarta desmoldable. Os recomiendo que no manipuléis mucho la mezcla de galleta para evitar que estallen los Petas Zetas. Lo refrigeramos.

Vamos a continuar haciendo la crema de chocolate y maracuyá. Ponemos la nata en un cazo al fuego junto con el maracuyá y dejamos que hierva a fuego muy bajo durante 5 minutos. Una vez transcurrido este tiempo incorporamos la leche condensada, lo mezclamos bien y lo colamos. Por otro lado cortamos el chocolate en trozos pequeños y lo deshacemos al baño María. Una vez esté bien deshecho le incorporamos nuestra infusión de nata y maracuyá y lo mezclamos bien hasta tener una crema lisa y brillante. Lo vertemos sobre nuestra base de galleta. Dejamos que enfríe a temperatura ambiente y lo metemos en la nevera un mínimo de 8 horas.

Una vez transcurrido este tiempo desmoldamos la tarta y lo decoramos con cacao y con frutos rojos de manera opcional.

Tened en cuenta que esta tarta debe permanecer siempre en la nevera para mantener la textura perfecta del chocolate.

Estoy seguro de que ya estáis saliendo por la puerta a buscar Petas Zetas para elaborar esta tarta increíble. ¡Jejjeje! ¡Disfrutadla!

¡Que aproveche gamberros!

Tarta de chocolate, maracuyá y frutos rojos

David Poley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *