0

Pechuga de pollo rellena de verduras con salsa agridulce de naranja sanguina

Pechuga de pollo rellena de verduras con salsa agridulce de naranja

¡Hola gamberros! ¿Qué tal va todo? Yo llevo unos días un poco tristón así que me he lanzado a hacer un receta divertida tanto de elaborar como de comer. Son sabores vibrantes, intensos y muy frescos. Vamos a hacer una pechuga de pollo rellena de verduritas acompañada de una salsa agridulce de naranja sanguina. Por supuesto podéis sustituir la naranja sanguina por naranjas convencionales. ¿Os apetece prepararlo conmigo?

 Pechuga de pollo rellena de verduras con salsa agridulce de naranja

Pechuga de pollo rellena de verduras con salsa agridulce de naranja

Ingredientes para 4 personas

Para las pechugas rellenas:

  • 2 pechugas de pollo abiertas en mariposa (Pedídselo a vuestro carnicero) o en filetes muy finos
  • 2 calabacines
  • 1 lata de pimientos del piquillo
  • 2 zanahorias
  • Queso cheddar
  • Pimienta negra
  • Sal

Para la salsa agridulce de naranja:

  • 3 naranjas sanguinas (O de las convencionales si no encontráis las sanguinas)
  • ½ limón
  • 2 cucharadas colmadas de miel
  • 1 cucharada de maicena
  • Sal
  • Pimienta

Modo de elaboración:

Bueno, gamberros, la elaboración de esta pechuga es sencilla pero tiene algún que otro truquillo que os voy a revelar para que os salgan perfectas.

¡Comenzamos con las verduras! Uno de los calabacines y ambas zanahorias, todo ello bien limpio, vamos a cortarlos en bastones. Una vez los tengamos cortados, los escaldamos unos segundos en agua hirviendo con sal y los reservamos sobre un papel absorbente para eliminar el posible exceso de agua que hayan cogido. El calabacín restante lo cortamos con ayuda de un pelador de manera que queden lonchas finísimas.

Ahora ha llegado el momento de realizar el montaje. Ponemos un papel film bastante grande sobre la encimera. Ponemos una capa de las láminas de calabacín de manera que queden bonitas. Las salpimentamos y las cubrimos con la pechuga de pollo. Recordad que la pechuga debe estar abierta en mariposa o en filetes muy finos. Nuevamente, lo salpimentamos. En el centro d ela pechuga ponemos los pimientos del piquillo, lo cubrimos con abundante queso y terminamos poniendo algunos de los bastones de verduras que teníamos anteriormente escaldados. Con ayuda del papel film lo enrollamos teniendo la precaución de que el papel fil quede por fuera. Haremos, de esta forma, un rollito. Lo apretamos bien de manera que parezca una salchicha haciéndolo rodar sobre sí mismo. Atamos ambos extremos del papel film. Para que la forma quede perfecta envolvemos en otro papel film nuestro rollito de pollo.

Hacemos esta misma labor con la otra pechuga.

Aunque podemos cocerlas y, así quedarían muy bien, os voy a proponer hacerlas al vapor. Ponemos una cazuela con agua a hervir y en el momento en el que entre en ebullición ponemos la vaporera con nuestros rollitos y los dejamos  durante 30 minutos. De esta forma quedan súper jugosos.

Si no tenéis vaporera basta con poner un colador grande en una cazuela con agua hirviendo de manera que el colador no toque el agua. Colocamos las pechugas rellenas en el colador, se cubre con una tapa y listo. Otra opción, como os he comentado antes, es cocerla. Si nos decantamos por esta segunda opción tened en cuenta que con 20 minutos es suficiente porque la pechuga está cortada muy fina.

Una vez nuestras pechugas estén cocinadas, las dejamos reposar unos minutos para que podamos cortarlo sin problema. De hecho, si queréis, también podéis comerlo frío. ¡Esta buenísimo! Le retiramos el papel film y lo cortamos. Veréis que tiene un interior precioso y riquísimo.

Modo de elaboración de la salsa agridulce de naranja sanguina:

Vais a alucinar con lo rica, fresca y sencilla que es esta salsa. Ponemos en un cazo el zumo de las tres naranjas junto con la ralladura de sus pieles (Nunca lleguéis a la parte blanca que amarga), el zumo de medio limón, la miel, sal, una pizca de pimienta y la maicena. Lo mezclamos todo bien para diluir la maicena. Llevamos todo a ebullición y lo dejamos hervir durante 5 minutos. Veremos que la salsa espesa. No dejéis que cueza mucho más porque perdería el frescor maravilloso de la naranja. Y ya está lista. Al igual que las pechugas, esta salsa se puede consumir en fío o en caliente. Es perfecta para acompañar unos rollitos de primavera.

Montaje del plato:

En esta ocasión me he decidido por consumirlo en frío. Ponemos en la base la salsa agridulce de naranja sanguina. Cortamos las pechugas de manera que queden bien bonitas y las colocamos sobre la salsa.

Ya veréis como este plato es perfecto para haceros sonreír. ¿Os animáis a prepararlo conmigo?

¡Que aproveche gamberros!

Pechuga de pollo rellena de verduras con salsa agridulce de naranja

David Poley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *