0

Torrijas de espárrago blanco de Navarra

Torrija de espárrago blanco de Navarra.

¡Hola gamberros! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo va el confinamiento? Yo creo que nos falta un poco de alegría así que hoy os traigo una receta de esas que nos hacen sonreír. Nuestro ingrediente principal es el espárrago blanco de Navarra que vamos a utilizar para hacer una torrija absolutamente riquísima. Sí, sí, habéis oído bien… Vamos a elaborar una torrija salada con un profundo sabor a espárragos blancos. Acompañaremos la torrija con el propio espárrago y con una cucharada de huevas de trucha. Este último elemento se puede sustituir por cualquier tipo de huevas, pescado o, incluso, una loncha de jamón ibérico. Estaréis pensando que es una receta complicada pero nada más lejos de la realidad, sencillísima. ¿Os venís a cocinar conmigo?

Torrijas de espárrago blanco de Navarra

Torrija de espárrago blanco de Navarra.

Ingredientes para 4 personas:

  • 12 espárragos blancos de Navarra frescos
  • 1 barra de pan del día anterior
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de azúcar
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Huevas de trucha
  • Mayonesa

Modo de elaboración:

Comenzamos pelando los espárragos (Ver tutorial). Ahora vamos a cocer los espárragos. Ponemos  una cazuela grande con agua y la llevamos a ebullición. Escaldamos los espárragos y los sacamos a una fuente. De esta manera, el espárrago pierde todo el amargor. Volvemos a llenar de agua la cazuela le echamos un poco de sal y un poco de azúcar e introducimos  los espárragos dentro. Es decir, partimos de agua fría. Cuando empiecen a cocer, suelen tardar unos 7 minutos más o menos. Una vez transcurrido este tiempo, dejadlos enfriar en el propio agua para que se terminen de hacer. Tened en cuenta que estos tiempos varían dependiendo del calibre del espárrago.

Sacamos los espárragos del caldo y los reservamos. Probamos el caldo de cocción de los espárragos y lo ponemos de punto de sal para que esté bien rico. Cortamos el pan en lonchas de unos 3-4 centímetros y las colocamos en una fuente grande. Bañamos el pan con el caldo de cocción del espárrago. Dejamos que el pan se empape bien pero que no se rompa.

Una vez nuestras torrijas estén bien hidratadas las pasamos por los huevos batidos y las freímos en aceite de oliva virgen extra. Deben tener un color dorado y apetecible. Las sacamos sobre un papel absorbente para eliminar el posible exceso de grasa.

Colocamos cada torrija acompañada de un espárrago, un punto de mayonesa y de las huevas de trucha. A falta de huevas probad con jamón ibérico o unas lascas de queso del Roncal.

Os recomiendo comerlas templaditas aunque frías también están muy ricas. ¿Os atrevéis a prepararlas?

¡Que aproveche gamberros!

Torrija de espárrago blanco de Navarra.

David Poley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *