0

Chuleta de tomate

plato a base de tomate y pesto.

¡Qué tal gamberros! Hoy os traigo una receta súper sencilla y súper rica. Vamos a homenajear al tomate con un plato que tiene este producto como protagonista imprescindible. Siempre es imprescindible que nuestros ingredientes sean de calidad pero hoy más que nunca. En esta ocasión es muy importante que escojáis un tomate madurado en la mata. Yo lo he cogido directamente de la huerta de mi aita pero hay otra opción: Iros al Mercado de Santo Domingo y explicarles cómo queréis los tomates y os los darán exactamente como los necesitáis para esta receta.

Bueno gamberros, ha llegado el momento de cocinar.

Chuleta de tomate

plato a base de tomate y pesto.

Ingredientes para 4 personas

Para el tomate:

  • 2 tomates grandes madurados en la mata
  • 2 anchoas en salazón de buena calidad
  • Caviar de aceite de oliva virgen extra (Caviaroli)
  • Sal en escamas (Yo he escogido una sal negra)
  • Flores de albahaca

Para el pesto:

  • 50 g de albahaca (Un buen puñado de hojas de albahaca)
  • 50 g de piñones
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de queso parmesano
  • Pimienta
  • Unas gotas de limón
  • 50 ml de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

Modo de elaboración:

Bueno gamberretes, el único misterio de esta receta reside en la salsa pesto. Esta misma salsa la podéis utilizar para acompañar carnes, pescados y, por supuesto, pasta. Originalmente, el pesto se elaboraba en el mortero pero yo ya he pasado mi etapa purista así que hoy la vamos a hacer con la batidora. Ponemos en el vaso de la batidora la albahaca, los piñones, el ajo, el queso Parmesano cortado a trocitos, unas gotas de limón, pimienta y los 50 ml de aceite de oliva virgen extra. Lo trituramos todo hasta hacer una pasta. Una vez tengamos nuestra salsa pesto la metemos en una manga pastelera y la reservamos en la nevera.

Continuamos preparando el tomate. Lo pelamos. Cuando el tomate está tan maduro es muy fácil pelarlo sin necesidad de escaldarlo. Partimos los tomates por la mitad. Los colocamos en el plato.

Colocamos puntitos de pesto por la superficie del tomate. Seguimos poniéndole unos trocitos pequeños de anchoas en salazón y el caviar de aceite de oliva. A falta del caviar de aceite no dudéis en sustituirlos por un chorrete generoso de aceite de oliva virgen extra. Terminamos con unas flores de albahaca.

Veréis como el protagonista de este plato sigue siendo el tomate pero los distintos ingredientes que hemos colocado en la superficie le dan un toque aromático genial. Además, al estar repartidos por la superficie, cada mordisco es diferente. ¡Me encanta!

¿Os atrevéis a probarlo?

¡Que aproveche gamberros!

plato a base de tomate y pesto.

David Poley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *