0

Croquetas de alcachofas y jamón ibérico

Plato de croquetas de alcachofas y jamón ibérico.

¡Hola gamberros! Ya sabéis que me vuelven loco las croquetas así que hoy os traigo una “receta croquetera”. Vamos a despedir la temporada de la alcachofa convirtiéndola en ingrediente principal de unas croquetas espectaculares. Vais a ver en la lista de ingredientes que sólo utilizo 80 gramos de harina. Esto dificulta mucho la tarea de dar forma y rebozar las croquetas porque la bechamel queda muy ligera pero, creedme, merece la pena. Si no os atrevéis o sois principiantes en el noble arte de la croqueta siempre podéis utilizar 100 g de harina en lugar de 80 g.

Para elaborar estas croquetas, que os confieso que son mis favoritas, me he ido al Mercado de Santo Domingo y me he traído 3 alcachofas preciosas y unas lonchas de jamón ibérico impresionantes.

Bueno gamberros, ya tenemos todos los ingredientes y ahora ha llegado el momento de colocarnos la mandarra y… ¡A COCINAR!

Croquetas de alcachofa y de jamón ibérico

Plato de croquetas de alcachofas y jamón ibérico.

Ingredientes:

  • 80 g de harina
  • 80 g de mantequilla
  • 1 litro de leche entera del día
  • 3 alcachofas de Navarra
  • Jamón ibérico al gusto
  • Pan rallado
  • 2 huevos
  • Sal

Modo de elaboración:

Vamos a empezar limpiando las alcachofas. Para limpiarlas, acordaos de poneros guantes porque se ennegrecen las manos y es muy difícil quitar esta coloración tan fea. Les retiramos las hojas exteriores hasta llegar a las hojas más blancas. Se les corta la parte superior y se pela la parte inferior junto con el tallo. Yo os recomiendo que las peléis a conciencia hasta quedaros, únicamente, con el corazón (Ver tutorial). Las cortamos en cuartos y las vamos echando a una cazuela con agua hirviendo. Si no vais a cocerlas inmediatamente os recomiendo irlas echando a un bol con agua y abundante perejil para evitar que se oxiden. Las cocemos durante 10 minutos y reservamos.

Derretimos con la mantequilla a fuego medio en una sartén. Incorporamos la harina y la tostamos bien para eliminar el sabor a crudo.  Tened cuidado que no se queme porque tendríamos que empezar nuevamente de cero. Calentamos la leche en un cazo. Vamos añadiendo la leche caliente a nuestra roux de harina poco a poco y sin dejar de batir con las varillas. Subimos el fuego para que cueza nuestra bechamel. Incorporamos las alcachofas picadas.

Para comprobar que la bechamel tiene la textura perfecta para las croquetas, yo suelo coger una cuchara de palo y hacer una ralla de lado a lado de la sartén, dividiendo la farsa en dos. Si ambos lados de la bechamel se unen rápidamente, hay que dejar que reduzca un poco más pero si, por el contrario, tarda unos segundos en unirse significa que la bechamel ya está lista. Retiramos la bechamel del fuego y le incorporamos el jamón ibérico picado finamente.

Una vez la masa haya enfriado formamos las croquetas, las rebozamos levemente por pan rallado, las pasamos por huevo y nuevamente por pan rallado. Podéis hacerlas de la forma y el tamaño que mejor os parezca. Si habéis utilizado las cantidades que yo os he facilitado comprobaréis que formar las croquetas es un poco complicadillo pero os prometo que merece la pena.

Las freímos en abundante aceite de oliva a 180 grados más o menos. El aceite debe cubrir completamente las croquetas porque si no, seguramente, se os abrirán y se saldrá la bechamel.

Bueno gamberros, ya me contaréis que os parecen estas croquetas de alcachofa y jamón ibérico. Si os lanzáis a hacer las croquetas con 80 gramos de harina escribidme para contarme qué tal os ha ido.

¡Que aproveche gamberros!

Plato de croquetas de alcachofas y jamón ibérico.

David Poley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *